DIARIO PERSONAL: REFLEXIONANDO EN LA FIDELIDAD DE DIOS

Sin duda, existe algo muy especial en el arte de escribir. Relatar vivencias y aprendizajes de la vida, recordando cada día la fidelidad de Dios.

Historias graciosas, una pregunta, una crónica corta o cualquier cosa que te permita recordar un día. Las horas pasan, los días transcurren y cada segundo le da un rumbo distinto a la vida, la misma que de la mano de Dios, tiene siempre tantas alegrías como desafíos… y ¿qué tal “un propósito”?

Tener un diario personal, más allá de permitirnos la reflexión sobre la vida cotidiana, es también hacer memoria de lo que Dios ha ido haciendo durante nuestro caminar, recordando así sus grandezas; otra bella manera de crecer en fe, por cierto.

Y hoy, donde cada vez es más común publicar hasta lo más profundo del pensamiento humano, en cualquier red social, la idea de un “diario personal”, se vuelve tan íntimamente fantástica.

Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad. – Lamentaciones 3:22-23

 

About these ads

About this entry